Ni un vino sin histaminas deja de dar dolor de cabeza ni Pago de Carraovejas lo ha inventado

Mucho se ha escrito en los últimos días sobre el hallazgo de la profesora investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid, que, en la colaboración con el Grupo de Microbiología de la Universidad de Valencia ha conseguido crear el primer vino libre en histamina para la bodega Pago de Carraovejas.

Algo falso por completo. No es que no se haya realizado dicha investigación, si no que ya en 1995, las bodegas jerezanas José Estévez, S.A. lanzaron el primer vino bajo en histaminas, ni mas ni menos que fino Tío Mateo de bodegas Marqués del Real Tesoro.

Importante aclarar también, que por tener una cantidad casi inexistente de histamina, un vino no deja de dar dolor de cabeza si se abusa de su consumo. Lo que quiere decir es que esta sustancia dejará de afectar de forma negativa a la parte de la población que es intolerante a ella.

José Estévez con Martin Rodbell, premio nobel de medicina que avaló la investigación de Estévez, en una visita a la bodega en 1995.

Fue gracias al empeño incansable del fundador de la firma bodeguera, el ya fallecido D. José Estévez de los Reyes, por elaborar vinos más saludables y de mayor calidad. El ‘método Estévez’, como se definió el avance en aquella época, fue avalado por el bioquímico Edmond H. Fischer, Nobel de Medicina en 1992 y por el profesor Martin Rodbell, Nobel de Medicina de 1994. Ambos visitaron la bodega José Estévez, interesándose por los trabajos de investigación para la mejora de la calidad del vino. En declaraciones en prensa, Rodbell felicitó a la bodega de José Estévez por su empeño para evitar el contenido de histamina en el vino, molécula causante de alergias y otras reacciones negativas, sustancia vital y perversa a la vez. Pese a ello, el caso llegó a los Tribunales ya que la competencia a través del Consejo Regulador instó prohibir su etiquetado, y aunque el TSJA suspendió momentáneamente la posibilidad de publicitar Tío Mateo como bajo en histamina, en el año 2009 la Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo le dio finalmente la razón.

Aunque a día de hoy el grupo bodeguero José Estévez no utilice su logro conseguido hace más de 20 años, nadie puede negar que la firma bodeguera jerezana fue la primera en descubrir tal avance.